lunes, 2 de mayo de 2011

Porque la vida es una pachanga (De cómo Juan Pablo Dardón Salvó a Pobre mi Gordo)


A pesar de los escándalos mediáticos, las catástrofes naturales, los gobiernos corruptos, la manipulación de masas y el posible desenlace número 455 del planeta tierra, reflexionamos y llegamos a la conclusión que con combustible o sin combustible, venimos a este planeta a pachanguear.

Para los que creían que Pobre Mi Gordo estaba muerto, pues con este regalo de Juan Pablo Dardón, volvemos a la vida, para hacer lo que más nos gusta hacer, estemos o no en nuestros cinco sentidos: ¡LA PACHANGA!

Con el Descubrimiento de Habibi Gaytán y la danza de los machos solitarios arrancamos nuevamente este delicado espacio de liberación y catársis.

¡Pobre mi Gordo is Back! ¡Millones de Gracias Juan Pablo! Te has ganado un cetro de oro en nuestro palacio.






2 comentarios:

Ana González Ewens dijo...

Hoy si! casi me hago pipi! Extrañaba éste espacito.....bienvenido de regreso! jajajajajajajaa....

El Vigilante dijo...

Sr Gordis. Primero que nada me alegro que el señor Dardón le haya dado esos videos que son unas glorias. Como un comentario serio: el discurso visual de Habibi tiene una sustancia muy interesante que vale la pena comentar. Por otro lado OLE. Le comento que intentaré incluir en mis pasos danzantes los de Habibi que son valiosísimos para la conquista de las féminas. Saludos señor Gordis. Qué bueno que dio señales de vida.